Siete líneas de autobuses para el área metropolitana de Logroño

02/Jun/2009 en Transportes
El presidente de la comunidad riojana Pedro Sanz ha presentado hoy el proyecto del Plan de Transporte Metropolitano que se espera que a partir de otoño de 2010 de servicio a 13 municipios del Área Metropolitana de Logroño.

Esas 13 localidades son Agoncillo, Albelda, Alberite, Arrúbal, Cenicero, Clavijo, Entrena, Fuenmayor, Murillo, Nalda, Navarrete, Ribafrecha y Villamediana y agrupan a 185.000 personas, lo que supone el 58% de la población riojana.

Según este plan, las 7 líneas serían:

M1 Logroño-Cenicero, con paradas en Fuenmayor, El Arco, Murrieta, El Labrador, Universidad y Hospital San Pedro.

M2 Logroño-Fuenmayor, mismas paradas y destino que la línea M1.

M3 Logroño-Entrena, mismas paradas y destino que la línea M1.

M4 Logroño-Nalda, con paradas en Albelda, Alberite, Villamediana, San Pedro, Universidad, El Labrador, Murrieta y El Arco.

A4 Alberite-Clavijo, con paradas en El Portillo, La Unión y Clavijo.

M5 Logroño-Ribafrecha, con paradas en El Portillo, Alberite, Villamediana, Marianistas, San Pedro, Universidad, El Labrador, Murieta y El Arco.

M6 Logroño-Murillo, con parada en Villamediana, Marianistas, San Pedro, Universidad, El Labrador, Murrieta y El Arco.

M7 Logroño-Árrubal, con parada en el museo Würth, Agoncillo, Recajo, San Pedro, Universidad, El Labrador, Murrieta, El Arco.

Con trayectos entorno a 20 kilómetros de recorrido y diferentes paradas en Logroño de este a oeste para facilitar el acceso a los centros de actividad y fácil trasbordo urbano, cada trayecto no excederá una duración de una hora, y tendrán un horario de 7 a 22 horas y una frecuencia aproximada de una hora (menor en fines de semana).

Las propuestas de las empresas que opten a la adjudicación de la concesión serán valoraradas, entre otros puntos, por la implantación de paradas en el polígono de El Sequero, la incorporación del bus búho y un servicio que comunique el aeropuerto de Agoncillo con Logroño.

La empresa adjudicataria del servicio deberá contar con una flota de al menos 14 autobuses, que recorrerán un promedio de 1.5 millones de kilómetros al año, y que deberán ser respetuosos con el medio ambiente y contar con pantallas electrónicas, asientos acolchados, plena accesibilidad y sistemas de información específicos para los discapacitados sensoriales.