I Muestra Itinerante de Cine Europeo

30/Ene/2012 en Ocio, Cultura
El 1 de febrero llega a Logroño la muestra itinerante Cine Europeo en Ruta, una iniciativa del Parlamento Europeo que trae a 17 localidades de toda la geografía española algunas de las mejoras películas europeas de los últimos años.

Los pases serán a las 19.30 horas en el Centro Cultural Caja Rioja, entrada gratuita hasta completar aforo. Estas son las películas que se proyectarán:
  • 1/Feb, Déjame entrar (Suecia)
  • 2/Feb, Historias de la edad de oro (Rumania)
  • 3/Feb, Tengo algo que deciros (Italia)
El día 3 tras el pase de la película tendrá lugar un debate abierto sobre temas europeos, moderado por la periodista Pilar Labrador y en el que participarán Esther Herranz (eurodiputada del Grupo Popular Europeo), Marcelino Cabrera (Representación de la Comisión Europea en Barcelona) y Alba Moreno (directora de la organización por la movilidad y la integración, Intereuropa).

Déjame entrar
Oskar es un chico de 12 años que sufre continuamente el acoso de algunos compañeros de su clase. Su deseo de tener un amigo parece hacerse realidad cuando conoce a Eli, una niña de su misma edad que acaba de mudarse a la casa de al lado. Pero Eli es una niña misteriosa: es muy seria, está muy pálida, sólo sale por las noches y aparentemente no le afectan las temperaturas heladas. Una serie de desapariciones y asesinatos inexplicables coinciden con la llegada de la chica.

Historias de la edad de oro
Los últimos 15 años del régimen de Ceausescu fueron los peores de la Historia de Rumanía. Sin embargo, la maquinaria propagandística de la época se refiere indefectiblemente a aquel periodo como la Edad de Oro. La película es una adaptación para la gran pantalla de las leyendas urbanas más famosas de aquella época, en la que abundaban las historias cómicas, absurdas y sorprendentes, inspiradas en los acontecimientos surrealistas de la vida cotidiana bajo el régimen comunista.

Tengo algo que deciros
Tommaso es el miembro más joven de la extensa y excéntrica familia Cantone, dueños de una fábrica de pasta en Puglia. Su madre Stefania es una mujer encantadora pero asfixiada por las convenciones burguesas: su padre Vincenzo tiene unas expectativas desorbitadas sobre sus hijos: su tía Luciana es una excéntrica: su hermana Elena es una ama de casa frustrada: su hermano Antonio trabaja con su padre en la fábrica de pasta: y por último está su rebelde abuela, atrapada en el recuerdo de un amor imposible. Tommaso, aspirante a escritor, vuelve de Roma a casa para una importante cena familiar en la que su padre les entregará la dirección de la fábrica a su hermano y a él. Pero Tommaso plantea anunciar en la cena que es gay. Pero esa noche, cuando se dispone a pedir silencio, se le adelanta su hermano, quien para sorpresa de todos desvela su propio secreto.